¿CÓMO EMPEZÓ TODO?

Mike y Marian Ilitch abrieron su primer restaurante Little Caesars en Garden City, Michigan. Mike Ilitch se dedicaba a una carrera totalmente diferente. Era un parador en corto talentoso en uno de los equipos semilleros de los Detroit Tigers.

Mientras los peloteros de su equipo buscaban el parque local, Mike le echaba un ojo a la pizzería más cercana. Obviamente llevaba la pizza en la sangre. Pero una lesión lo obligó a cambiar los guantes de pelotero por los de hornear.

Para Mike y Marian Ilitch fue emocionante trabajar juntos hacia la gran inauguración del 8 de mayo de 1959.

En 1959, cuando Mike y Marian Ilitch abrieron su primer Little Caesars en Garden City, Michigan, no imaginaron que su pizzería crecería para convertirse en la cadena número uno a nivel mundial de pizzas para llevar. Sin embargo, con el ingenio de Mike y su don natural para desarrollar un producto y con la sabia administración financiera de Marian, este dinámico dúo dominó la industria de la pizza e hizo de Little Caesars un nombre popular en el hogar.

Mike Ilitch tenía la visión de hacer dinero en el negocio de la pizza cuando persuadió al propietario de un club local para que le permitiera hacer pizzas en la parte de atrás de su cocina. A pesar de que en aquel tiempo la pizza se consideraba una merienda de adolescentes, el negocio floreció.

Sin embargo, Mike se hallaba en una carrera diferente como talentoso parador en corto, con un excelente promedio en uno de los equipos menores de los Detroit Tigers. Mientras esperaba a que lo llamaran para jugar en las Grandes Ligas, viajó de ciudad en ciudad con su pequeño equipo. Mientras sus colegas miraban el estadio local, Mike buscaba la pizzería más cercana para probar sus productos y aprender más sobre el negocio. Obviamente llevaba la pizza en la sangre. Pero una lesión hizo que cambiara los guantes de pelotero por los de hornear, aunque aún no disponía del capital para invertir.

Durante los años siguientes, Mike trabajó intensamente como vendedor de puerta en puerta y más tarde trabajó en un negocio de toldos con otros socios. Marian administraba el dinero para poder invertirlo en el sueño de ambos de tener su negocio propio. En 1959, la cuenta de ahorros llegó a los 10 mil dólares y entonces comenzaron a formularse un plan para su primera pizzería.

Eligieron a Garden City, en las afueras de Detroit, como primer local, convenientemente cerca del “strip mall” donde podían hacer las compras. Les hacía falta un nombre. A Mike le gustaba el nombre de “Pizza Treat”, mientras Marian trataba de pensar en un nombre que fuera de acuerdo con Mike. Sólo llevaban 4 años de casados y Mike era su ídolo a pesar de no haber logrado mucho…¡todavía! “Yo lo consideraba mi ‘pequeño César’, comenta Marian. Y así surgió el nombre. La pizzería se llamaría Little Caesars Pizza Treat.

Costó cerca de 25 mil dólares abrir las puertas de esa primera pizzería. Con solo $10,000 ahorrados, tuvieron que pedir prestado los restantes $15,000 comprometiéndose a pagar mensualidades de $500 en los próximos 3 años. Fue emocionante para ellos trabajar juntos en pos de aquella gran apertura que tuvo lugar el 8 de mayo de 1959.

Hoy día, Little Caesars Pizza continúa en manos de la familia Ilitch.